viernes, 13 de febrero de 2009

La Abuelita Indefensa

El otro día fuí al banco ha hacerle unas gestiones a mi compi que me tiene siempre de recadera suya (no me voy a quejar mucho de él que me ha dejado el blog muy bonito).
En la ventanilla del banco había apoyada una anciana,de negro,con un moño y la verdad que un poco sorda porque tenía nervioso al hombre que la atendía.

Estaba sacando dinero y tenía un lío tremendo, porque en cada sobre que le había dado el hombre, llevaba una cantidad de dinero distinta.

Al momento de irse,se le cayó al suelo el bastón que llevaba.Muy amablemente y sonriendo fui a recogérselo.
La ancianita me miró y me dijo:
-Sigue riéndote,sigue riéndote de los viejos,que ya llegará tu hora,y cuando te vayas a morir te darás cuenta de lo cruel que es la vejez!
Y me dio un bastonazo en la pierna.


Al poco tiempo,la volví a ver en el mismo banco. Permanecí lo más lejos posible y aunque me costó la propia vida,no sonreí.
(Buen fin de Semana)

4 comentarios:

Yandros dijo...

Que sí que sí, que me ha pasado en alguna ocasión. Son abuelitos con cara de entrañables a los que entran ganas de ayudar pero que van pensando ya de por sí que la juventud es un virus maligno que los acosa!
No veas la que me lió una vez una señora porque al intentar colarse ella en la carnicería (muchacho joven, tenía 21 años, con pinta de no saber de que va la jungla de las marujas en la carnicería), le dije "Eh señora, que voy yo primero".
Y va la abuela se enerva y se lía a decirme que qué desvergonzado, que ella tenía mucha prisa, que pobre de ella, que qué poca comprensión en el mundo , que qué asco de jóvenes...
Y yo: Que sí que sí, pero que quiro cuarto y mitad de pollo y que me toca a mi, que cojones!

S. dijo...

jaja Sí,parecen encantadores,sobre todo en las colas de las tiendas,carnicerías,panaderías...
Pero yo a ésta le temo...

Rhiannon dijo...

Cuidadito con algunas señoras, incluso las que no llevan cachava, porque ésas llevan la plancha en el bolso... ¡Yo he visto a una amedrentar al conductor del autobús, todo un hombretón hecho y derecho y acostumbrado a tratar con borricos!
Un saludo.

El Titanic, también se hundió dijo...

Vaya planazo que te llevaste. No obstante, lei una vez que las personas con problemas de audición son más propensas a este tipo de situaciones, pues suelen estar más a la defensiva por el hecho de no percibir adecuadamente su entorno.
Aun asi, no pierdas ni la sonrisa ni la buena voluntad de ayudar a quien esté en tu camino.
Muchas gracias por haber visitado mi blog. Yo he ojeado ahora un segundo el tuyo, pero voy a volver con más tiempo para leerte con detenimiento, y seguiré tus entradas. Un abrazo.